Los valores en casa y escuela


La enseñanza de valores en la Escuela




Las escuelas pueden también enseñar a los jóvenes valores al mismo tiempo que enseñan matemáticas,  y las otras .
A medida que se incrementan los problemas sociales y disminuye la capacidad educativa de la familia y otras instancias socializadoras, más se acude y demanda a la escuela que contribuya a intentar solucionar los problemas que afectan a los niños y jóvenes. De este modo, una “ola” de  en valores ha recorrido las últimas reformas educativas y los nuevos temarios educativos.
Graham Haydon, en su libro Enseñar valores: un nuevo enfoque, contribuye a repensar qué se debe hacer en la educación cívico-moral de los estudiantes y señala que “reflexionar sobre los valores es una forma de conseguir un cuadro más claro de lo que estamos tratando de hacer y de lo que define en qué consiste hacerlo bien”.
El autor se cuestiona sobre qué papel juegan los valores en la educación, en los fines de la educación y en la función de la escuela actualmente ya que la educación pública se configuró como la institución necesaria para la formación e identidad de la ciudadanía, en la que tienen un papel primordial los valores.
El libro se divide en cinco partes: la diversidad de valores, la idea de moralidad, las controversias específicas que atañen a los valores, el cómo debemos entender las ideas de la educación en valores y la educación moral y por último, el planteamiento de cuestiones y formulación de sugerencias sobre el papel de los valores en la formación profesional de los  y en la ética profesional. La sexta y última parte que cierra el libro se dedica a “los valores en la profesión docente”.


Valores que debemos aplicar para educar en la escuela y el hogar y lograr niños, niñas, jóvenes y adolescentes que lleguen a:

  • Ser solidarios
  • Ser serviciales
  • Ser valientes
  • Ser amorosos
  • Ser leales
  • Ser responsables
  • Ser corteses
  • Ser conciliador
  • Ser responsables
  • Ser amables
  • Ser simpáticos, con buen sentido del humor
  • Ser honestos
  • Ser sinceros
  • Ser buenos compañeros
  • Ser respetuoso con vida propia  y de los semejantes
  • Amar a Dios sobre todas las cosas.




Enseñando valores
en la sala

Los valores se enseñan y se aprenden en la vida cotidiana, y se proyectan
en las relaciones comunitarias.


Bien se sabe que el aprendizaje de valores es un camino. Podemos intentar implementarlos a través de un libro, transformarlo en una aventura existencial o hacer de él un viaje organizado. Los resultados serán muy diferentes según el método elegido, así como también lo será el nivel de aburrimiento de profesores y niños, según el camino que recorran juntos. El mejor aprendizaje es el activo, pero necesita una guía que respete los procesos personales de cada uno.
En los contenidos básicos de los programas de enseñanza, encontramos bloques específicos acerca de la enseñanza de valores, que son reconocidos universalmente porque están basados en la dignidad de la persona y la naturaleza humana. Así, se promueve el bien, la búsqueda de la verdad, la convivencia, la solidaridad, amistad, comprensión mutua, la tolerancia, la honradez, y muchos más. Se enseñan todos los valores posibles pero, a menudo, separadamente, como bloques de un tema fijo.
tomado de:



Padres, maestros y alumnos, los tres pilares de la educación escolar 

Los tres lados de ese triangulo equilátero. Si se elimina, rompe, daña o no se tiene en cuanta uno de ellos, ya no funciona ese triangulo y se perjudica la educación final de los hijos.
Sin que los padres eduquen a sus hijos dentro de la casa, es muy difícil que los maestros en la escuela puedan enseñarles nada
Los maestros intentarán enseñarles matemáticas, física, historia, geografía, etc., pero la información sin la formación, no produce una buena educación integral.
Los padres tienen que tener en cuenta, todos los factores educativos que estén a su alcance, pero especialmente la familia, pues es el camino para el desarrollo humano, personal y social de sus hijos.


Las 4 principales formas, para que mejore la enseñanza y los resultados escolares.
1.      La mejor educación de los hijos, dentro de las familias.
2.      La mayor comunicación, involucración y colaboración de los padres, con los maestros y los administradores escolares.
3.      La unión de todos los padres de alumnos, por escuelas, ciudades y naciones.
4.      La participación activa de los padres, en la política nacional y local, para exigir mayores y mejores sistemas escolares. La educación es demasiado importante, como dejarla en manos de los políticos. 
Los hijos son el mejor, el más preciado y el más maravilloso préstamo, que los padres reciben en toda su vida. Ese préstamo, obliga a los padres a hacer un curso intensivo y rápido, sobre cómo amarles más que a ellos mismos, cómo cambiar los propios defectos para darles los mejores ejemplos y cómo aprender a tener coraje, voluntad y conocimientos para educarles.  




Cómo enseñar a tus hijos a ser felices



La felicidad de los niños
Desarrollado por un equipo de los centros comercialesde Sonae Sierra, el proyecto empezó en cinco centros de diferentes ciudades españolas, y ha sido llevado a cabo por la asesoría de la psicóloga Silvia Álava. Su objetivo es descubrir, a través de diferentes talleres para padres, dirigidos por el “Comando Felicidad” que explicarán, según la edad y la necesidad de cada niño, cuáles son las facetas a potenciar en la educación de los hijos, para que sean felices. Los talleres están orientados a padres de niños entre 2 y 12 años de edad.
Para la psicóloga Silvia Álava, el 50 por ciento de la felicidad se debe a factores genéticos, un 10 por ciento a las circunstancias vividas, y el 40 por ciento a la actividad emocional que podemos aprender a controlar para ser más felices. Es decir, que la felicidad también se aprende. Basándose en estudios de la Dra. Sonja Lyubomirsky y María Jesús Álava Reyes, la psicóloga ha desarrollado una serie de actividades rotativas apoyadas por pautas básicas que ayudan a potenciar la felicidad en los niños.
El trabajo propone fomentar la gratitud, laamabilidad, el trabajo en equipo, lacomunicación, integridad, y hacer actividadescon los hijos. Además, durante las actividades se reproducirá un vídeo infantil y didáctico sobre los consejos para potenciar la felicidad en los pequeños. Para el proyecto, son ocho las claves de la felicidad infantil:
Ser amable. Niños amables experimentan más satisfacción y energía, son más cariñosos y agradables, y gozan de aceptación social.
Dar las gracias. La gratitud favorece la estabilidad mental y enriquece el crecimiento de los niños. Los niñosvaloran más lo que tienen y a su entorno.
Ser positivo. Los niños educados en un entorno positivo son más seguros y creen más en sí mismos. Tienen mayor control de su mente.
No etiquetar. Se debe evitar rotular a los niños. Decirles "eres malo", "eres llorón", les predisponen amoldear su actitud para encajar en este perfil.
No dramatizar. Debemos dar su justo valor a las cosas y a las situaciones. Debemos extinguir conductas como pegar, insultar o faltar al respeto.
Logro personal. Los niños son más felices si consiguen sus objetivos por sus propios méritos. Debemos animarles en este sentido.
Autonomía. Estimular la independencia de los niños, potenciará su autoestima, su seguridad y la confianza en sí mismos.
Inteligencia emocional. Los niños deben aprender a controlar y regular sus emociones para resolver los problemas de manera pacífica. Eso genera tranquilidad y armonía en su carácter.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada